Los insectos nos provocan repulsa, pero en algunas culturas se les considera un exquisito manjar. Además, desde la FAO se recomiendan su consumo para combatir el hambre por su elevado nivel proteico.

Estas razones nos sirvieron para probarlos…