Almejas con Pimientos del Padrón

El origen del pimiento del Padrón lo encontramos en el convento franciscano San Francisco de Hebrón, en la parroquia de Padrón, en la Coruña (Galicia), donde los comenzaron a cultivar los monjes franciscanos a su regreso de las Américas a finales del siglo XVI. La climatología de Galicia y el tiempo, han transformado este pimiento importado, ofreciéndonos actualmente ese tamaño y sabor tan peculiar que conocemos.

INGREDIENTES

  • 300 gr Pimientos del Padrón
  • 250 gr Almejas
  • Aceite de Oliva V.E.Vino Blanco
  • Laurel
  • 1/2 Limón
  • Sal

En un olla no muy grande, mete 250 gr de almejas con una hoja de laurel, medio limón y 2 cucharadas de agua. Enciende el fuego y ves sacando las almejas a medida que se vayan abriendo.

Cuando hayas sacado todas las almejas coge el caldo que ha quedado, cuélalo para extraer las cáscaras rotas y la arena, y resérvalo.

Ahora en una sartén con un chorro de aceite, fríe un buen puñado de pimientos del padrón (acuérdate de echarles sal).

Cuando los pimientos estén hechos, tírale por encima el caldo de las almejas. Y a continuación un chorro de vino blanco.

Cuando el caldo y el vino rompan a hervir, añade las almejas, remueve y déjalo todo un minuto. Y ya estará listo para servir.

Consejo del GUERRERO: utiliza todos los pimientos del mismo tamaño para que se hagan por igual. Si fueran muy diferentes, clasifícalos por tamaños, empieza a freír los más grandes y ves añadiendo los otros con un intervalo de tiempo para conseguir que se hagan todos por igual.

Un comentario sobre “Almejas con Pimientos del Padrón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.